Las Vegas

8717310252_6c1e1ef589_o

Luego de un largo viaje desde Phoenix, pasando por el Gran Cañón del Colorado y Presa Hoover, llegamos a Las Vegas. De camino por la ruta, antes de llegar a las vegas hay una montaña que tapa la ciudad, pero es increíble ver el resplandor de luces por arriba de la misma, así que tengan una idea de la cantidad de luz que hay en Las Vegas.

Después de una media hora de pasar la montaña si vimos un mar de luces, es demasiado, todo está iluminado de forma absurda y exagerada, hasta el mínimo comercio (carrito de comida en la calle o lo que sea) tiene luces por todos lados.. creo que ya es una norma y si no le pones luces a tu comercio no estas al nivel de Las Vegas.

Llegamos relativamente rápido al Hotel Riviera, situado en la calle principal a pocas cuadras del centro de toda la movida.

Salimos, recorrimos, comimos, entramos a un casino, a otro y a otro.. no hay mucho más para hacer. A nosotros no nos impactó tanto como parecía que nos iba a impactar (quizás fuimos con más expectativas de lo que es). Es todo lo mismo, hoteles y casinos por todos lados, nada más!
Si hay movida nocturna, aunque la noche que estuvimos no había tanta cosa, pero pudimos apreciar bien la movida de la ciudad, el lujo de algunos hoteles y todo el entorno súper iluminado de Las Vegas.

8716189785_7f576fffa3_o

8717309810_462124979e_o

Como un resumen y sensación que me dio el día que nos fuimos fue:
música, joda, sexo, y frivolidad en la máxima expresión.

Está bueno ir para conocer lo que es esa ciudad, como hicieron todo eso en el medio de la nada y como es todo ese entorno, pero no se si volvería a ir, a no ser que sea de paso o alguien nos quiera invitar, jeje.

Las Vegas, no check!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Join the mailing list

Check your email and confirm the subscription