Hotel Cápsula

Llegamos al Hotel Cápsula, algo totalmente nuevo para nosotros y obviamente muy diferente a cualquier otro tipo de hotel / alojamiento.
Al llegar al hotel te hacen descalzar y guardar los zapatos en unos lockers chicos (solo para calzado) bajo llave. No podes entrar si no te descalzas!

DSCN9046

Las cápsulas en si no son tan chicas como uno piensa, realmente ambos nos sorprendimos que son muy cómodas adentro, tanto en su largo, ancho y alto uno puede dormir y estar allí dentro sin problema alguno, nada semejante a una sensación de claustrofobia u otra cosa. Dentro de la misma había un control de mando en la pared donde podías cambiar la estación de radio y canales de la TV que cada cápsula tiene dentro. Lo único malo era el colchón muy fino (pero soportable) y la almohada, que era bastante pequeña pero de semillas que luego de un rato parecía que estabas apoyando la cabeza sobre una roca, tal cual.

El resto de las instalaciones estaban bien. Hombres y mujeres tenían espacios diferentes, siendo el de los hombres un poco mejor en algunas cosas (muy machistas por todos lados). El baño era bastante raro, por un lado estaba lo que eran los inodoros y las piletas donde tenías cepillos de dientes descartables, afeitadoras, peines, secadores, etc.. todo a disposición de uno. En otra parte estaban el área para bañarse, donde había un lugar amplio donde uno se podía afeitar entre otras cosas, habían unos sillones para masajes y el acceso a las duchas.
Bañarse todo un tema! pero nosotros lo hicimos al estilo occidental. Entras a las duchas y es bien baño de club, cada 1mt aprox hay una ducha, pero lo diferente acá es que las mismas están a 1mt aprox del piso, con un banco de plástico bajo frente a ellas, un espejo en la pared para mirarte (muchos lo usan porque se afeitan mientras se bañan), unas palanganas pequeñas para tirarte agua, y jabón líquido y shampoo para poder usar. Por suerte eran duchas tipo teléfonos y la podía sacar para bañarme a una altura decente de parado..

En el mismo lugar, al lado de las duchas habían 2 jacussis bastantes más grandes que el de baño de mujeres donde varios se daban un baño antes o después de ducharse. Pegado a éste una puerta daba a un sauna.

Fue todo una experiencia y algo bastante raro de vivir.
Quizás lo único malo de el Hotel Cápsula era el dueño o lo que parecía ser el encargado que tenía muy mal humor, nada que ver con muchas cosas que estábamos viviendo en Japón, y gente con la que tratábamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Join the mailing list

Check your email and confirm the subscription